Fecha del retiro: Diciembre 17, 2015
Número del retiro: 16-060

Resumen del retiro

Nombre del producto:
Sillones puff (bean bag chairs, por su nombre en inglés)
Riesgo:

Los niños pueden abrir los cierres de cremallera de los sillones puff, introducirse dentro de ellos, quedar atrapados y sofocarse o ahogarse con el relleno de perlas de espuma del sillón puff.

Remedio:
Reparación
Contacto para los consumidores:

Ace Bayou gratuitamente al 855-571-8151 de lunes a viernes de 7 a.m. a 3:30 p.m. hora del Centro, o en www.acebayou.com y haga clic en "Recall Information" (Información sobre el retiro) para más información.

Detalles del retiro Reporte un incidente con este producto

Descripción:

WASHINGTON, D.C. - La Comisión para la Seguridad de los Productos del Consumidor de EE.UU. (U.S. Consumer Product Safety Commission, CPSC) y Ace Bayou Corp., de Nueva Orleans, Luisiana, vuelven a anunciar el retiro del mercado voluntario de alrededor de 2.2 millones de sillones puff vendidos entre 1995 y 2013. Hasta ahora solo 790 consumidores que compraron estos sillones puff han respondido al retiro. La CPSC y Ace Bayou exhortan a los consumidores a instalar de inmediato el kit de reparación gratuito para inhabilitar en forma permanente los cierres del sillón puff para que no puedan ser abiertos.

 

A la CPSC le preocupa enormemente que haya niños que siguen usando estos sillones puff retirados. Las perlas de espuma del relleno de los sillones constituyen graves peligros de sofocación y ahogamiento para los niños. Dos niños murieron después de sofocarse con las perlas de espuma de los sillones. Se reportó un incidente adicional a la CPSC sobre un niño de 6 años que abrió un sillón puff y tragó algunas perlas, y tenía otras en la nariz y la boca.

 

Los sillones puff retirados tienen dos cierres, uno en la cubierta exterior que no tiene cabo para jalarlo y otro directamente debajo del primero. Aunque el cierre exterior del sillón puff no tiene cabo para jalarlo, los niños pueden abrirlo. Una vez abierto el cierre exterior, los niños pueden abrir el cierre interior donde se encuentran las perlas de espuma e introducirse dentro de ellos. Los niños pueden sofocarse o ahogarse con el relleno de perlas. La norma voluntaria requiere que los sillones puff no rellenables tengan cierres cerrados e inhabilitados permanentemente. Ace sí cumplió con el requisito voluntario de la norma al colocar una etiqueta de advertencia.

 

Las dos muertes corresponden a un niño de 13 años de McKinney, Texas que falleció y una niña de 3 años de Lexington, Kentucky que se ahogó por falta de aire al inhalar las perlas de espuma del puff. Ambos niños fueron encontrados en el interior de los sillones puff.

 

Los sillones retirados del mercado con cierres que pueden abrirse se vendieron en diversos tamaños, formas, colores y telas. Incluyen sillones redondos o con forma de L, de vinilo o tela, y su relleno es de perlas de espuma de poliestireno. Se vendieron en diversos colores: morado, violeta, azul, rojo, rosa, amarillo, verde calipso, negro, oporto, marino, limón, azul rey, turquesa, mandarina y multicolor. Los sillones puff redondos se vendieron en tres tamaños: 30, 32 y 40 pulgadas de diámetro. El puff en forma de L mide 18 pulgadas de ancho por 30 de profundidad y 30 de alto. "ACE BAYOU CORP" está impreso en una etiqueta cosida en la costura de la cubierta del sillón puff. Los sillones fueron fabricados en China.

 

Los sillones puff retirados del mercado se vendieron en tiendas Bergner's, Big Lots, Bon-Ton, Boston Store, Carson's, Elder-Beerman, Herberger's, Meijer, Pamida, School Specialty, Wayfair, Walmart y Younkers, y en línea en Amazon.com, Meijer.comWalmart.com y otros sitios web de 1995 a 2013 por entre $30 y $100.

 

A fin de evitar otra muerte, los consumidores deben revisar el cierre exterior de su sillón puff y asegurarse de que cuenta con una grapa de metal que inhabilita el cierre exterior. Si no tiene la grapa de metal, deben dejar el sillón puff retirado fuera del alcance de los niños de inmediato y contactar a Ace Bayou a fin de solicitar el kit de reparación gratuito y así inhabilitar el cierre de forma permanente.