La CPSC advierte que los imanes de alto poder y los niños constituyen una combinación mortal

noviembre 10, 2011
Comunicado número: 12-037

Una creciente cantidad de informes de incidentes a la Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo de Estados Unidos; CPSC, según su sigla en inglés) muestra que los imanes de alto poder siguen siendo un riesgo de seguridad para los niños. Desde los muy pequeños hasta los adolescentes, los niños se tragan estos imanes, y las consecuencias son graves.

Aunque las situaciones de riesgo difieren de acuerdo con el grupo de edad, el peligro es el mismo. Cuando se tragan dos o más imanes, estos pueden atraerse internamente y provocar lesiones graves, tales como pequeños agujeros en el estómago y los intestinos, obstrucción intestinal, envenenamiento de la sangre e incluso la muerte.

Los informes de incidentes relacionados con estos imanes de alto poder que contienen pequeñas bolas han aumentado desde el año 2009. Concretamente, la CPSC recibió un informe de un incidente en el año 2009, siete en el 2010 y 14 hasta octubre del 2011. Estos 22 incidentes involucraron a niños de 18 meses a 15 años de edad. De los incidentes reportados, 17 incluyeron la ingestión de imanes y 11 requirieron la extracción quirúrgica de los imanes. Cuando hay que extraer un imán de manera quirúrgica, con frecuencia se hace necesario reparar el estómago y los intestinos dañados del niño.

"Queremos que los padres sean conscientes del peligro relacionado con estos imanes de apariencia inocente", dice Inez Tenenbaum, presidenta de la CPSC. "Si se tragan múltiples imanes, las posibilidades de lesiones graves y muerte exigen que padres y profesionales de la medicina tomen conciencia de este riesgo oculto y sepan cómo tratar a un niño en peligro".

Los imanes de alto poder y los componentes de imanes cuyo tamaño permite que los niños se los traguen están prohibidos en los juguetes para niños menores de 14 años. Los incidentes reportados incluyen imanes que se comercializan como juguetes de escritorio y aliviadores del estrés para adultos, que usan los imanes para crear modelos y construir formas. Usualmente se venden en juegos de 200 imanes o más, en tiendas de artículos de papelería, de oficina y de regalos, y también en Internet.

La CPSC ha recibido informes sobre niños pequeños que encontraron piezas sueltas de imanes o imanes dejados a su alcance. Puede ser sumamente difícil para un padre reconocer la falta de alguno de los imanes pequeños que forman parte de un juego. En algunos de los incidentes reportados, los niños pequeños tuvieron acceso a imanes sueltos dejados sobre una mesa, un refrigerador, un sofá o el suelo.

Entre preadolescentes y adolescentes, la forma de usar el producto ha provocado la inhalación o ingestión accidental de imanes. La CPSC está enterada también de la existencia de casos en los que los imanes se tragaron intencionalmente. Para imitar piercings corporales, los niños más grandes se colocan dos o más imanes en lados opuestos de los lóbulos de las orejas, la lengua y la nariz.

"Vendemos nuestro juguete de escritorio magnético Nanospheres en Amazon.com solamente para adultos. Como se establece en la descripción del producto de Amazon y en las etiquetas de advertencia sobre el propio producto, estos objetos son peligrosos si se ingieren, y no son adecuados para niños pequeños", afirma Dan Taggert, CEO de Kringles Toys and Gifts, fabricante de Nanospheres.

"Los imanes de alto poder, como las Buckyballs, son productos para uso exclusivo por parte de adultos y deben mantenerse fuera del alcance de todos los niños", comenta Craig Zucker, CEO de Maxfield and Oberton, el fabricante de las Buckyballs.

La CPSC, Kringles Toys and Gifts y Maxfield and Oberton están instando a los consumidores que han adquirido juegos de imanes para niños menores de 14 años (o grupos familiares en los que hay niños menores de 14 años) a impedir el acceso de los niños a estos juegos inmediatamente y ponerse en contacto con las empresas para un reembolso.

* * *

Aunque esta es la primera advertencia pública de la CPSC sobre un producto en general relacionada con imanes de alto poder con pequeñas bolas usados en productos para adultos, la agencia ha difundido previamente alertas de seguridad sobre los peligros de imanes potentes que se desprenden de juguetes infantiles. En abril de 2007 la CPSC difundió una advertencia sobre la posibilidad de que imanes de alto poder se desprendieran de los juguetes infantiles, como los juegos de construcción, y provocaran lesiones y muertes. En aquel momento, la CPSC tenía conocimiento de la muerte de un niño de 20 meses y de 33 incidentes relacionados con niños que se habían tragado imanes. De esos 33 incidentes, 19 niños necesitaron cirugía para que se les extrajeran los imanes. Desde el año 2008, la CPSC ha recibido más de 200 informes de niños que se tragaron imanes, y al menos 18 de esos niños necesitaron cirugía de urgencia para extraer los imanes.

En un esfuerzo destinado a reducir los incidentes relacionados con imanes, el personal de la CPSC trabajó con la industria del juguete y otros interesados para desarrollar una norma para evitar que los imanes se desprendieran de los juguetes. Desde el año 2008 esta norma es de cumplimiento obligatorio y prohíbe que los imanes y los componentes de imanes que están sueltos y, por su tamaño, pueden ser tragados, se encuentren en juguetes para niños menores de 14 años.

* * *

Dada la cantidad de incidentes que involucran a niños pequeños que tienen acceso a imanes destinados a adultos, así como la creciente cantidad de adolescentes que usan mal el producto, la CPSC ha vuelto a sentir la necesidad de lanzar una campaña de concientización sobre los imanes. Esta iniciativa de varios flancos incluye un gran esfuerzo con socios de seguridad pública, videos de servicio público destinados a padres y adolescentes, y extensión a los medios sociales. La CPSC está advirtiendo a padres y profesionales de la medicina sobre el extremo peligro que enfrentan los niños que se tragan múltiples imanes.

La CPSC ofrece las siguientes sugerencias para evitar lesiones por ingestión de imanes y consejos sobre qué hacer si se sospecha que un niño se ha tragado un imán:

- Mantenga los imanes pequeños fuera del alcance de niños pequeños que podrían tragarlos.

- Tenga cuidado con las piezas sueltas de los imanes e inspeccione con regularidad los juguetes y las áreas de juego de los niños para ver si hay imanes sueltos o faltantes.

- Si sospecha que se han tragado imanes, solicite atención médica de inmediato.

- Preste atención a síntomas abdominales, tales como dolores abdominales, náuseas, vómitos o diarrea.

- Tenga en cuenta que en las radiografías muchas piezas magnéticas pueden verse como un objeto único.



Imagen de juegos de imanes