El Consejo para la Seguridad de las Cortinas y Persianas retira del mercado todas las cortinas romanas y persianas enrollables para repararlas debido al riesgo de estrangulación

Para Publicación Inmediata
15 de diciembre del 2009
Publicación #10-073
Línea para obtener equipo de reparación: (800) 506-4636
Línea de información de la CPSC: (800) 638-2772
Contacto de la CPSC para la prensa: Arlene Flecha, (301) 504-7052 

El Consejo para la Seguridad de las Cortinas y Persianas retira del mercado todas las cortinas romanas y persianas enrollables para repararlas debido al riesgo de estrangulación

WASHINGTON, D.C. - La Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo de Estados Unidos (Consumer Product Safety Commission, CPSC) y el El Consejo para la Seguridad de las Cortinas y Persianas (WCSC) anuncian hoy el retiro del mercado voluntario para reparar todas las cortinas romanas y persianas enrollables a fin de evitar el riesgo de estrangulación en niños. Este retiro involucra millones de cortinas romanas y persianas enrollables. Cada año se venden alrededor de cinco millones de cortinas romanas y tres millones de persianas enrollables.

La CPSC ha recibido informes de cinco muertes y dieciséis casos cercanos a la estrangulación, desde el 2006, en cortinas romanas y tres muertes, desde el 2001, en persianas enrollables. Pueden ocurrir estrangulaciones si un niño coloca el cuello entre el cordón interno expuesto y la tela del revés de la cortina romana o si tira del cordón y lo ata alrededor de su cuello. Pueden ocurrir estrangulaciones en persianas enrollables si el cordón se corre del lado de la cortina y el cuello de un niño se enreda en él o si un niño coloca su cuello entre el cordón y el material de la cortina.

"Durante los últimos 15 años, la CPSC ha investigado los peligros inherentes a las persianas y cortinas y ha trabajado con el WCSC para asegurar la seguridad de éstas. Elogiamos al WCSC por ofrecerles a los consumidores equipos de reparación que hacen más seguras las cortinas y persianas y tienden a medidas futuras que puedan eliminar estos peligros", dijo Inez Tenenbaum, presidenta de la CPSC.

A través de los años, la CPSC ha investigado las muertes asociadas con los diferentes tipos de persianas y cortinas y ha trabajado con el WCSC para tratar los peligros que representan. En 1994 y en el 2000, la CPSC y el WCSC anunciaron retiros para reparar persianas horizontales con el fin de evitar los riesgos de estrangulación que representan el cordón externo y el interno. Como consecuencia de las investigaciones de la CPSC, el sector ha modificado sus productos y ofrece gratuitamente equipos de reparación para persianas horizontales y otras cortinas. En octubre del 2009, la CPSC emitió una nueva alerta de seguridad para prevenir a los padres acerca de los peligros inherentes a las cortinas y ventanas.

Los consumidores que posean cortinas romanas o persianas enrollables en sus hogares deben contactar al WCSC inmediatamente a través dewww.windowcoverings.org o llamando al (800) 506-4636 en cualquier momento para recibir gratuitamente un equipo de reparación.

Para ayudar a evitar las estrangulaciones infantiles en cortinas y persianas, la CPSC y el WCSC instan a los padres y cuidadores a seguir estas directivas:

  • Revisar todas las cortinas y persianas de la casa. Asegurarse de que no hay cordones accesibles en el frente, a un lado o detrás del producto. La CPSC y el WCSC recomiendan el uso de cortinas y persianas sin cordones en todas las casas en las que haya niños viviendo o de visita.

     

  • No ubicar cunas, camas y muebles cerca de las ventanas, pues los niños pueden treparse y alcanzar los cordones.

     

  • Mantener los cordones sueltos fuera de alcance.

     

  • Si la persiana posee cadenas con borde en bucle o cordones de nylon, instalar dispositivos de tensión para mantener el cordón tirante.

Picture of Roman Shade


Cortinas

Picture of Recalled Roll-up Blind


Persianas