La CPSC alerta a consumidores sobre los peligros mortales de los baúles para juguetes y para almacenar objetos; se reportan 34 muertes

Las tapas de millones de baúles y contenedores pueden cerrarse automáticamente con pestillo, atrapando a niños en su interior.
marzo 05, 2014
Comunicado número: 14-121
Ampliar fotos
  • Baúl para guardar objetos y baúl de cedro

    1 of 1 photos

    Baúl para guardar objetos y baúl de cedro

WASHINGTON, D.C. –  Tras la muerte de dos hermanos en Massachusetts, la U.S. Consumer Product Safety Commission (Comisión para la Seguridad de los Productos del Consumidor de EE.UU., CPSC) está renovando su advertencia a los consumidores sobre los peligros vinculados a baúles para almacenar objetos, para juguetes, para el ajuar y de cedro. Las tapas de millones de baúles y contenedores para guardar objetos pueden cerrarse automáticamente con pestillo, atrapando a niños en su interior y causando que se asfixien. Además, es posible que los soportes de la tapa en baúles para juguetes más viejos no eviten que la tapa se cierre inesperadamente, atrapando o estrangulando a los niños por la cabeza o el cuello.

Los incidentes con baúles para guardar objetos y aquellos para juguetes han ocurrido cuando los niños se meten en los baúles para esconderse o para dormir. Los niños no pudieron salir y se ahogaron en el espacio cerrado porque esos espacios son herméticos y no tienen ventilación. Otros niños se estrangularon mientras trataban de sacar un objeto de un baúl  y la tapa se cayó sobre ellos, o porque su cuello quedó atrapado entre las paredes del baúl  y la tapa.

La CPSC ha recibido desde 1996 reportes de 34 muertes que involucraron niños menores de 18 años. Trágicamente, en enero de 2014, dos hermanos de Franklin, Massachusetts, niño y niña, murieron asfixiados al quedar atrapados dentro de un baúl  de cedro, marca Lane, de 75 años de antigüedad, retirado del mercado en 1996.

Los tipos de baúles que presentan estos riesgos son baúles para guardar juguetes, baúles de cedro, contenedores de cedro, cajas de cedro, baúles para el ajuar, baúles para mantas, bancos con espacio para guardar objetos y contenedores para guardar objetos. Estos baúles pueden estar colocados en áreas habitables o en dormitorios y usarse a diario, o guardados en áticos, sótanos o garajes. A menudo se pasan de una generación a la siguiente como herencia familiar o se encuentran en tiendas de segunda mano.

La CPSC está trabajando, y agradece la cooperación, con la National Association of Resale Thrift Shops (Asociación Nacional de Tiendas de Reventa y de Segunda Mano, NARTS), Goodwill Industries y el Ejército de Salvación para tomar medidas que aseguren que los gerentes y el personal de tiendas de segunda mano no acepten ni vendan baúles que hayan sido retirados del mercado o que presenten un peligro para los niños. También se exhorta a los consumidores a no comprar ni vender ningún baúl  retirado del mercado que no haya sido reparado. Unas 27 compañías han tomado medidas para arreglar más de 14 millones de baúles para juguetes y para guardar objetos que presentaban riesgos de asfixia, estrangulación o lesión.

La CPSC aconseja a los consumidores que quiten el pestillo de los baúles de cedro marcas Lane y Virginia Maid retirados del mercado, fabricados entre 1912 y 1987, y ponerse en contacto con Lane para recibir una pieza(s) de reemplazo gratis. Doce millones de baúles fueron retirados del marcado en 1996.

En el caso de los demás baúles que no han sido retirados pero que tengan un pestillo/cierre automático, deshabilite o quite el cierre y llame al fabricante del baúl  para ver si ofrece pieza(s) de reemplazo.

Si el soporte de la tapa no mantiene la tapa abierta en todas las posiciones, debe quitar el soporte de la tapa o reemplazarlo con una tapa que tenga un dispositivo de sujeción tipo resorte que mantenga la tapa abierta en cualquier posición. Quite o reemplace el soporte de una tapa ajustable que no sea segura en estos baúles para juguetes. Además, todos los baúles para juguetes deben tener huecos de ventilación que no estén bloqueados por el piso o contra la pared. Estas son cláusulas de seguridad claves de la norma federal para juguetes, ASTM F963-07.