Cambie las baterías de alarmas detectoras de humo y CO al adelantar los relojes una hora este fin de semana

Las alarmas detectoras de humo con baterías nuevas añaden una capa de seguridad importante a su hogar.
marzo 06, 2014
Comunicado número: 14-124

WASHINGTON, D.C. – ¿En su casa tiene alarmas detectoras de humo y monóxido de carbono? ¿Funcionan? El domingo 9 de marzo marca el inicio del horario de verano en los Estados Unidos. La U.S. Consumer Product Safety Commission (Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de EE.UU., CPSC) exhorta a los consumidores a tomarse el tiempo para reemplazar las baterías de las alarmas de humo y de monóxido de carbón al adelantar los relojes este fin de semana. Conviértalo en un hábito anual. Este hábito podría salvarle la vida.

Las alarmas detectoras de humo y CO en funcionamiento, lo que significa que tienen baterías nuevas, añaden una capa de seguridad importante a su hogar. Según la National Fire Protection Association (Asociación Nacional de Protección contra Incendios, NFPA), dos tercios de las muertes en incendios se producen en hogares que no tienen alarmas detectoras de humo en funcionamiento. Todos los años suceden más de 362,000 incendios en hogares, y más de 2,200 personas mueren en ellos, según el más reciente informe de Estimación de Pérdidas por Incendios Residenciales de la CPSC.

En las alarmas con funcionamiento a batería es necesario que éstas sean reemplazadas todos los años. Además, la CPSC recomienda que los consumidores prueben las alarmas todos los meses, para verificar que funcionen. Se deben instalar alarmas de humo en todos los niveles del hogar, dentro de cada dormitorio y fuera de las áreas de dormir.

Si bien más del 90 por ciento de los hogares estadounidenses reportan cuentan con un mínimo de una alarma detectora de humo en funcionamiento, sólo un 42 por ciento indica que tienen una alarma detectora de CO en funcionamiento, según datos de la Oficina del Censo de los Estados Unidos de 2011. Las alarmas de CO pueden alertarlo a usted y su familia con respecto a niveles peligrosos de monóxido de carbono dentro de la casa.

Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), más de 400 personas mueren cada año en los Estados Unidos por envenenamiento por CO.

Al monóxido de carbono se le llama el asesino invisible, porque no se puede ver ni oler. Este gas venenoso puede provenir de diversas fuentes, entre las que se incluyen los automóviles, los hornos y los generadores portátiles, y rápidamente puede incapacitar y matar a sus víctimas.

Coloque alarmas detectoras de CO en cada nivel del hogar y fuera de las áreas de dormir. Al igual que las alarmas de humo, las alarmas de CO necesitan baterías nuevas todos los años. A las alarmas de CO también se las debe probar una vez por mes para verificar que funcionen.