Nuevo Reporte Muestra Aumento en Ahogamientos en Piscinas y Spas

mayo 21, 2008
Comunicado número: 08-276

Un nuevo reporte (pdf en inglés) publicado hoy por la Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo de los Estados Unidos (CPSC por sus siglas en inglés) indica que el número promedio de muertes por ahogamiento que involucran niños menores de 5 años en piscinas y spas ha aumentado de un promedio anual de 267 (desde el 2002 hasta el 2004) a 283 (desde el 2003 hasta el 2005). El número promedio de lesiones por inmersión atendidas en salas de emergencia disminuyó de un promedio anual de 2,800 (desde el 2004 hasta el 2006) a 2,700 (desde el 2005 hasta el 2007). El reporte también muestra que la mayoría de las muertes y lesiones ocurren en áreas residenciales e involucran niños entre las edades de 1 y 2 años. El ahogamiento es la causa principal de muertes accidentales entre niños entre las edades de 1 a 4 años.

En una conferencia de prensa hoy, la Presidenta Interina de la CPSC Nancy Nord, la Congresista de Florida Debbie Wasserman Schultz, la defensora de los derechos de los padres, Safe Kids US Nancy Baker y la Oficial Principal de Asuntos Públicos de la Cruz Roja Americana Suzy DeFrancis se unieron en un esfuerzo para reducir el número de ahogamientos y lesiones este verano. Los padres, cuidadores y dueños de piscinas fueron exhortados a hacer de la seguridad la prioridad principal en la piscina y en el spa.

Una nueva ley federal para la seguridad de las piscinas y los spas fue firmada por el Presidente el 19 de diciembre del 2007. La Ley Virginia Graeme Baker para la Seguridad de la Piscina y el Spa requiere que en o antes del 19 de diciembre del 2008 todas las piscinas y spas públicos tengan cubiertas de seguridad para desagües y en ciertas circunstancias un sistema contra atrapamientos. La meta de la ley es mejorar la seguridad de todas las piscinas y spas a través del aumento del uso de capas de protección y de la promoción de la supervisión continua para prevenir los ahogamientos y atrapamientos de niños.

“La CPSC está haciendo un llamamiento a todos los dueños de piscinas y spas públicos para que cumplan con la nueva ley federal e instamos a los padres a que nunca pierdan de vista a sus niños cuando estén en piscinas o spas o alrededor de éstos,” dijo la Presidenta Interina de la CPSC Nancy Nord.

“El que cientos de niños estén muriendo cada año por ahogamientos accidentales y que cuatro veces más sean víctimas de casi ahogamientos es una tragedia que se hace aún más dolorosa al saber que este tipo de accidentes pueden prevenirse,” dijo Rep. Debbie Wasserman Schultz. “Los padres deben saber que medidas sencillas de seguridad para su piscina y su spa podría prevenir la pérdida de su propio hijo en un escenario tan horrendo como el ahogamiento o el atrapamiento accidental.”

“Esta legislación contribuye a darle un propósito a las circunstancias trágicas que le quitaron la vida a Graeme y a muchos otros niños,” dijo Nancy Baker cuya hija de 7 años murió en el 2002 cuando quedo atrapada bajo el agua por la succión del desagüe de un spa. “El hecho de que esta ley prevendrá lesiones y muertes que resultan de ahogamientos es un tributo a estos niños y a las familias que están sufriendo la pérdida de sus seres queridos. Graeme se sentiría honrada de que lleva su nombre.”

Los nuevos datos de la CPSC (pdf en inglés) también muestran que entre el 1999 y el 2007 hubo 74 reportes de incidentes de atrapamientos los cuales resultaron en 9 muertes y 63 lesiones. Seis de las muertes ocurrieron en piscinas y tres ocurrieron en spas y todas las muertes excepto una involucraron niños de 14 años y menores. Estos atrapamientos involucran incidentes en los cuales el niño queda atrapado por la fuerza de la succión en el desagüe y puede suceder por la falta de una cubierta para desagüe o por tener una cubierta rota.

El ahogamiento ocurre más comúnmente cuando los niños tienen acceso a la piscina cuando dejan de ser supervisados por un adulto brevemente. Para reducir el riesgo de ahogamientos, los dueños de piscinas deben utilizar varias capas de protección, incluyendo barreras físicas tales como una cerca que rodee completamente la piscina y portones que se cierren y aseguren automáticamente para prevenir que los niños tengan acceso a la piscina cuando no están siendo supervisados. Si la casa es uno de los lados de la barrera, use alarmas en las puertas que dan al área de la piscina y/o una cubierta mecánica de seguridad sobre la piscina.

“Exhorto a todos los padres a que se comuniquen con su capítulo local de la Cruz Roja Americana y pidan información sobre los muchos servicios ofrecidos,” dijo Suzy DeFrancis, Oficial Principal de Asuntos Públicos de la Cruz Roja Americana. “Desde los adiestramientos de CPR y Primeros Auxilios hasta el Programa Aprenda a Nadar; la Cruz Roja puede ser su mayor recurso para la prevención de cualquier accidente en piscinas y spas este verano.”

Además, los padres deben usar estos consejos para ayudar a prevenir las muertes por ahogamientos:

  • Ya que cada segundo cuenta, siempre busque a un niño desaparecido en la piscina primero. Un tiempo valioso es a menudo malgastado buscando al niño en todos los sitios excepto en la piscina.
  • No deje juguetes y flotadores en la piscina pues éstos pueden atraer a los niños pequeños y causarles que caigan en el agua cuando tratan de alcanzar los objetos.
  • Inspeccione las piscinas y los spas para verificar que no le falten cubiertas para desagües y que no estén rotas.
  • No permita que los niños entren a una piscina o un spa al cual le falten las cubiertas para desagües o cuyas cubiertas estén rotas. El introducir un brazo o una pierna en la apertura del desagüe crea una succión tan poderosa que podría causar ahogamiento.
  • En el caso de las piscinas sobre el terreno y las piscinas inflables que vienen con escaleras, remueva la escalera o asegúrela cuando la piscina no esté siendo usada.
  • Es importante que siempre esté preparado para una emergencia teniendo equipo de rescate y un teléfono cerca de la piscina. Los padres deben aprender resucitación cardiopulmonar (CPR por sus siglas en inglés).