La CPSC Advierte que los Peligros de Ahogamiento No Terminan con el Fin de la Temporada de Piscinas

septiembre 28, 2006
Comunicado número: 06-268

El cambio en las temperaturas en la mayoría del país es una señal de que la temporada de piscinas ha concluido, pero los padres y cuidadores deben saber que aún existen otros peligros de ahogamiento en el hogar y alrededor de éste. La Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo de los Estados Unidos (CPSC por sus siglas en inglés) está advirtiendo que los niños necesitan ser supervisados en el hogar y protegidos de posibles peligros ocultos de ahogamiento.

“Los padres de niños pequeños siempre deben estar alertas cuando se trata del agua,” indicó la Presidenta Interina de la CPSC Nancy Nord. “Los padres deben saber que las bañeras, los cubos y otros contenedores localizados dentro y alrededor del hogar presentan peligros de ahogamiento durante todo el año.”

Aunque un promedio de 280 niños menores de 5 años se ahogan en piscinas cada año, un promedio de otros 150 niños también se ahogan en bañeras en el hogar, “hot tubs” y spas, cubos, inodoros, cubos para la basura, fuentes decorativas y estanques.

Luego de las piscinas, la mayoría de las muertes en el hogar o alrededor de éste ocurren en las bañeras. Para el 2002 (el año más reciente donde se tienen datos completos), la CPSC ha recibido reportes de 69 muertes de niños menores de 5 años que murieron en bañeras. Más del 80 por ciento de estos niños eran menores de 2 años- 33 niños eran menores de 1 año y 23 niños tenían entre 1 y 2 años.

La mayoría de los ahogamientos ocurridos en bañeras involucraron niños que se dejaron desatendidos en la bañera. En por lo menos 27 de los 69 incidentes, también otro niño estaba en la bañera. En un incidente, la víctima y un hermano fueron metidos en la bañera sin agua mientras la madre se iba de la casa. Se cree que el hermano abrió la llave del agua y la víctima se ahogó.

En seis de los reportes de incidentes en bañeras, los niños fueron dejados jugando en la bañera con la llave de agua abierta y el desague abierto. El padre o cuidador asumió que el desague abierto evitaría que la bañera se llenara de agua y se fue del baño. Cuando regresó el desague estaba cerrado y atascado, y el niño estaba sumergido.

Para el 2002, la CPSC también conoce sobre nueve ahogamientos de niños menores de 5 años que involucraron spas o “hot tubs”, seis muertes que involucraron cubos de 5 galones y de otros tamaños, cuatro muertes ocurridas en piscinas pequeñas, dos muertes ocurridas en inodoros, dos muertes en estanques, dos muertes en fuentes, una muerte en un cubo de basura plástico, y una muerte en un barril de agua de 16 pulgadas.

Consejos para Prevenir los Ahogamientos en el Hogar:
  • Los niños pequeños pueden ahogarse en tan solo un poco de agua. Nunca deje a los niños pequeños solos cerca de recipientes o espacios que contengan agua.
  • En la bañera siempre mantenga a los niños pequeños al alcance de su mano. Nunca deje al niño para ir a contestar el teléfono, abrir la puerta, buscar la toalla o por cualquier otra razón. Si tiene que salir, llévese al niño con usted.
  • No deje a un bebé o niño pequeño en la bañera bajo el cuidado de otro niño.
  • La silla de baño para bebé nunca debe ser un sustituto para la supervisión. La silla de baño es una ayuda y no un aparato de seguridad. Los bebés pueden resbalarse o salirse de la silla y ahogarse.
  • Mantenga la tapa del inodoro abajo para evitar que el niño tenga acceso al agua. Considere usar cierres para evitar que los niños levanten la tapa.
  • Considere el mantener a los niños fuera del baño usando cerraduras que estén fuera del alcance de los niños.
  • Nunca deje un cubo desatendido aún si tiene una cantidad pequeña de líquido. Luego de que use un cubo, siempre vacíelo y guárdelo en un lugar al que los niños no tengan acceso. Los cubos dejados afuera pueden colectar agua de lluvia y ser un peligro. Los niños pequeños pueden caer de cabeza dentro de los cubos de 4 ó 5 galones y ahogarse.
  • Para evitar que los niños tengan acceso a los “hot tubs” y los spas, cuando éstos no se estén usando, siempre tenga cubiertas y barreras de seguridad. Las cubiertas flexibles no proveen protección contra ahogamientos. Puede parecer que están puestas aún cuando un niño ha pasado por debajo de esta y ha caído en el agua.
  • Aprenda resucitación cardiopulmonar (CPR por sus siglas en inglés). Esta puede salvar vidas cuando cada segundo cuenta.

Para obtener una copia gratuita de la publicación “Prevenga las Muertes de Niño Por Ahogamiento en el Hogar”, envíe un correo electrónico apublications@cpsc.gov o llame a nuestra línea urgente al (800) 638-2772.