CPSC Advierte a los Consumidores sobre los Peligros de "Tube Kiting" Dos muertes durante los últimos 3 meses se atribuyen al nuevo deporte acuático

junio 30, 2006
Comunicado número: 06-202

En anticipación al fin de semana del día festivo del 4 de julio, la Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo de los Estados Unidos (CPSC por sus siglas en inglés), advierte a los consumidores acerca de los posibles peligros relacionados con un nuevo tipo de diversión acuática conocida como "tube kiting" (tubo-cometa).

La CPSC está preocupada por los reportes de muertes y lesiones relacionadas con "tube kiting". La comisión está actualmente investigando dos versiones de estos productos para determinar si el producto representa un peligro significativo.

"Tube kiting" es deporte acuático extremo relativamente nuevo cuya popularidad aumenta a gran velocidad, pero a su vez, es extremamente peligroso. La CPSC tiene conocimiento de por lo menos dos muertes relacionadas con "tube kiting" este año. Un hombre tejano de 33 años de edad murió a fines de abril del 2006, mientras practicaba "tube kiting", y un hombre de 42 años murió de lesiones relacionadas con "tube kiting" el 26 de junio del 2006 en Wisconsin.

La CPSC también conoce de lesiones serias relacionadas con "tube kiting". Las lesiones incluyen una rotura de cuello, pulmón perforado, costillas rotas, fémur roto, lesiones en el pecho y espalda y lesiones faciales, tales como fracturas en la quijada. Una niña de 14 años de edad que practicaba "tube kiting" perdió el conocimiento cuando éste cayó unos 15 pies y golpeó el agua.

Los "tube kites" son equipos acuáticos inflables muy grandes y algunas veces redondos, que pueden tener más de 10 pies de diámetro. El tubo se engancha en la parte trasera de un bote con una cuerda, el pasajero del tubo se inclina hacia atrás tirando de la cuerda mientras el bote va a velocidades entre 25 y 35 millas por hora. El paseo comienza cuando el tubo se levanta en el aire arrastrado por el bote. Las posibles causas de incidentes o lesiones incluyen: 1) la dificultad del pasajero de controlar el tubo, 2) la inexperiencia del operador del bote, y 3) cómo reacciona el tubo en ciertas condiciones de tiempo. Las condiciones de mayor preocupación son ráfagas de viento que pueden hacer que el tubo gire sin control, o que el operador del bote disminuya la velocidad o detenga el bote repentinamente, lo que puede causar que el tubo se sumerja de nariz en el agua. En algunos casos, cuando el bote se detiene repentinamente puede hacer que el pasajero del tubo pase más allá del bote y se golpee contra éste, otros botes u objetos inmóviles, como un puente.

El Servicio de Parques Nacionales ha prohibido estos equipos inflables en por lo menos uno de sus parques, Glen Canyon National Recreation Area, que incluye Lake Powell donde hubo por lo menos cuatro lesiones serias.