Inicia la Semana Nacional de Prevención Contra Envenenamientos - Los niños pequeños corren más riesgo de envenenamiento no intencional

marzo 16, 2004
Comunicado número: 04-097

Durante una conferencia de prensa para dar inicio a la Semana Nacional de Prevención Contra Envenenamientos, la Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo de los Estados Unidos (CPSC), la American Association of Poison Control Centers (Asociación Americana de Centros de Control de Envenenamientos) y el Poison Prevention Week Council (Consejo de la Semana de Prevención Contra Envenenamientos) alertaron contra los envenenamientos no intencionales. En promedio, hay 28 muertes y más de 1.2 millones de incidentes cada año, en el que niños de menos de 5 años están expuestos a posibles venenos.

Lanzado en el 2002, el número nacional sin cargo de prevención contra envenenamientos 1-800-222-1222 recibe más de un millón de llamadas al año sobre posibles envenenamientos de niños y ha salvado a muchos niños pequeños de lesiones serias o de la muerte.

Los padres de familia y los cuidadores de niños pueden prevenir los envenenamientos no intencionales usando envases resistentes a la manipulación de niños para que no puedan abrirlos, y manteniendo las medicinas y los productos domésticos en un lugar bajo llave, lejos del alcance de los niños. Muchas veces, los padres y los cuidadores de niños nuevos, que no están habituados a tener niños pequeños en la casa, no están conscientes de los peligros que representan los productos domésticos de uso cotidiano. Un ejemplo es dejar abierto un frasco de aceite para bebé al alcance de un niño pequeño. Las consecuencias podrían ser trágicas.

"Los envases resistentes a niños salvan vidas" -dijo el Presidente de la CPSC, Hal Stratton. "A principios de la década de los setentas, cuando las regulaciones para los envases entraron en vigor, más de 200 niños menores de 5 años de edad morían al año por ingerir productos domésticos tóxicos. Esta cifra ha disminuido a un promedio de 28 muertes al año".

La Ley sobre Envases para Prevenir los Envenenamientos (Poison Prevention Packaging Act, PPPA por su nombre y siglas en inglés), promulgada en 1970, requiere envases que los niños no puedan abrir para unas 30 categorías de medicinas y productos químicos de uso doméstico. El envase requerido por la PPPA debe diseñarse o fabricarse de forma que sea muy difícil que un niño menor de 5 años de edad lo pueda abrir en un tiempo razonable, y que no sea difícil de usar adecuadamente por los adultos. La categoría más reciente en la que se requieren envases resistentes a niños es los hidrocarburos, que incluye productos domésticos comunes como el aceite para bebé.

Rose Ann Soloway, Presidenta del Poison Prevention Week Council, dijo: "Prevenir el envenenamiento es un proceso de múltiples pasos, al igual que el tratamiento de los envenenamientos que ocurren. La responsabilidad de sus productos que toma la industria, las regulaciones gubernamentales, la disponibilidad inmediata de centros de tratamiento de envenenamientos y el cuidado médico experto son factores importantes. Pero el más importante es el de los adultos que cuidan niños. No hay sustituto para un adulto atento que proporciona un ambiente seguro en el que los niños puedan aprender y explorar, y supervisa a esos niños cuidadosamente mientras se dedican a esas actividades".

Los envases resistentes a niños, los centros de control de envenenamientos y la campaña de la Semana Nacional de Prevención Contra los Envenenamientos han salvado miles de vidas desde principios de la década de 1970. Los niños son curiosos, y actúan rápido. Los venenos también.

Douglas Borys, Presidente de la American Association of Poison Control Centers, señaló: "Nunca hay que adivinar o que preocuparse sobre lo que hay que hacer ante un posible caso de envenenamiento. Cuando uno llama al 1-800-222-1222, hablará con expertos locales que lo guiarán a través de lo que podría ser una experiencia aterradora".

Los padres de familia y los cuidadores de niños deben seguir estas recomendaciones básicas sobre prevención en caso de envenenamiento para reducir el riesgo de envenenamientos no intencionales:

 

  1. Mantenga todos los productos domésticos y medicinas en un lugar bajo llave, fuera de la vista y del alcance de los niños.
  2. Use envases que los niños no puedan abrir y cierre bien el envase después de cada uso, o use medicinas de empaque de dosis unitaria que como no hace falta reasegurarlas, son resistentes a la manipulación por niños.
  3. Llame al 1-800-222-1222 inmediatamente en caso de envenenamiento.
  4. Cuando esté usando un producto, no pierda de vista a los niños, aunque tenga que llevarlos con usted a contestar el teléfono o una llamada a la puerta.
  5. Mantenga los productos en su envase original.
  6. Deje las etiquetas originales en todos los productos, y lea la etiqueta antes de usarlos.
  7. No ponga velas y lámparas decorativas que contengan aceite en un lugar que los niños puedan alcanzarlas. El aceite de lámpara puede ser muy tóxico si es ingerido por niños pequeños.
  8. Siempre encienda la luz cuando dé o tome medicinas, de modo que pueda ver lo que está tomando. Verifique la dosis cada vez que las tome.
  9. Evite tomar medicinas delante de los niños.
  10. Limpie periódicamente el lugar donde guarda las medicinas y deseche adecuadamente las medicinas que no necesite o que están caducas.

Para obtener un paquete gratis de publicaciones sobre prevención de envenenamientos, escriba a "Poison Prevention Packet", CPSC, Washington, DC 20207, llame gratuitamente al 1-800-638-2772 o visitewww.poisonprevention.org - para más información sobre prevención de envenenamientos y centros de control de envenenamiento, visitewww.aapcc.org