Advertencia invernal: los generadores portátiles ocupan el primer lugar en el informe de la CPSC sobre muertes e incidentes por monóxido de carbono

Los afroamericanos están desproporcionadamente afectados por envenenamientos con CO relacionados con generadores
diciembre 19, 2013
Comunicado número: 14-068

Los afroamericanos están desproporcionadamente afectados por envenenamientos con CO relacionados con generadores

WASHINGTON, D.C. –  El monóxido de carbono (CO) es un asesino invisible, y los generadores portátiles de gas emiten una gran cantidad de CO. Los generadores portátiles tuvieron que ver con la mayoría de las muertes por monóxido de carbono relacionadas con herramientas de motor desde 1999 hasta 2012. En un evento sobre seguridad con respecto al monóxido de carbono realizado hoy en Chicago, el presidente interino de la U.S. Consumer Product Safety Commission (Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de EE.UU.), Robert Adler, anunció que un nuevo informe de la agencia indica que los generadores portátiles estuvieron vinculados a más del 85 por ciento de las muertes por CO no debidas a incendios, asociadas con herramientas de motor, o 800 de cada 931 muertes, durante ese período de 14 años. La mayor parte de las muertes han ocurrido desde 2005, cuando el huracán Katrina y una serie de tormentas invernales azotaron a los Estados Unidos.

El informe de la CPSC también encontró que las muertes de afroamericanos fueron casi el doble de su proporción en la población. El personal de la CPSC halló que el 23 por ciento de las muertes relacionadas con generadores fueron de afroamericanos. Los afroamericanos constituyen alrededor del 12 por ciento de la población de los Estados Unidos, según la Oficina del Censo de EE.UU.

Los hombres de cualquier raza tuvieron una mayor probabilidad de morir por envenenamiento con CO de generadores, constituyendo el 73 por ciento de las muertes.

La mayoría de las muertes debidas a generadores, el 74 por ciento, ocurrieron en viviendas de estructura fija. Muchos de esos incidentes involucraron generadores que se usaron en el espacio habitable de la vivienda.

Los generadores portátiles tienen motores que queman combustible. El escape del motor contiene altos niveles de monóxido de carbono venenoso, el cual puede ser mortal en minutos si se usa bajo techo, o en espacios cerrados, como garajes, entrepisos, cobertizos o demasiado cerca de la vivienda.

La CPSC exhorta a los consumidores a usar generadores solo en el exterior, y por lo menos a 20 pies de la casa, lejos de ventanas y respiraderos, para que haya una ventilación adecuada. Los generadores nunca se deben usar dentro de la casa, en el sótano, en el garaje, en un cobertizo o en un entrepiso, aunque haya ventilación.

La mitad de las muertes relacionadas con generadores ocurrieron en los cuatro meses más fríos del año, de noviembre a febrero, debido al uso de generadores durante apagones eléctricos. El corte de la electricidad por la compañía eléctrica debido a una discrepancia en la factura o a un incumplimiento en el pago también fue un factor en algunas muertes relacionadas con generadores.

La CPSC está trabajando para que los generadores sean más seguros. En 2006, la Comisión emitió una notificación anticipada de regulación propuesta (advance notice of proposed rulemaking, ANPR) para dar frente al riesgo de envenenamiento con monóxido de carbono asociado con generadores portátiles.

En 2007, la Comisión votó a favor de requerir a los fabricantes la colocación de una etiqueta de "peligro" visible y en un lugar destacado en generadores portátiles recién fabricados o importados con una advertencia: “Using a generator indoors can KILL YOU IN MINUTES” ("Usar un generador bajo techo puede MATARLO EN MINUTOS").

El otoño pasado, un estudio de la CPSC encontró que el índice de emisión de CO de un generador podía reducirse considerablemente usando una inyección de combustible de circuito cerrado y un catalizador pequeño, la misma tecnología de control de emisiones usada en motonetas y motocicletas pequeñas. Se encontró que esta tecnología de control de emisiones incrementa considerablemente el tiempo de escape de un consumidor cuando usa un generador en un garaje de los actuales ocho minutos a 96 minutos. El personal de la CPSC está considerando los resultados de este estudio, otras investigaciones y los comentarios de partes interesadas, mientras desarrolla recomendaciones para los próximos pasos en el proceso de la reglamentación.

La CPSC exhorta a los consumidores a tener cuidado con todas las herramientas de motor. El informe de la CPSC también observó los incidentes y muertes relacionados con el monóxido de carbono que involucraron otras herramientas de motor, como podadoras de césped, máquinas de lavado a presión y recortadora de jardín. El personal de la CPSC encontró 126 muertes por CO con herramientas de motor que no eran generadores.

El índice de las muertes de blancos no hispanos por envenenamiento con CO al usar herramientas de motor que no eran generadores fue mucho más alto (89 por ciento) que su proporción en la población (67 por ciento). Los hombres constituyeron el 97 por ciento de las muertes por CO al usar herramientas de motor.

El uso adecuado de herramientas que emiten CO es un paso de seguridad vital. Por esta razón, los detectores / las alarmas de CO son dispositivos esenciales para salvar vidas. Deben instalarse en cada nivel de la casa y en el exterior de las áreas de dormir.

El personal de la CPSC encontró que en solo el ocho por ciento de los casos de muertes por CO que involucraron herramientas de motor había detectores de CO, y que la mayoría de los detectores de CO no estaban funcionando en el momento en que ocurrió el incidente fatal con herramientas de motor. La instalación y el mantenimiento adecuados de detectores de CO salva vidas.