La CPSC exhorta a los consumidores a cambiar las baterías de alarmas este fin de semana al cambiar sus relojes al Horario de Invierno

Recuerde cambiar las baterías de alarmas de humo y CO al cambiar sus relojes este fin de semana. Las alarmas en buen funcionamiento salvan vidas.
noviembre 2, 2012
Comunicado número: 13-027


Washington, D.C. - La U.S. Consumer Product Safety Commission (Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de Estados Unidos, CPSC) insta a los consumidores a cambiar las baterías de sus alarmas de humo y monóxido de carbono (CO) este fin de semana.

"Al cambiar los relojes este fin de semana al Horario de Invierno, recuerden cambiar las baterías de las alarmas de humo y monóxido de carbono", dijo Inez Tenembaum, presidenta de la CPSC. "Las baterías nuevas son esenciales para mantener en funcionamiento las alarmas y protegerlo a usted y a su familia".

El Horario de Verano concluye el domingo 4 de noviembre del 2012.

Alrededor de dos terceras partes de las muertes por incendios ocurren en viviendas sin alarma de humo o alarmas de humo que no funcionan. La CPSC también recomienda que los consumidores prueben sus alarmas una vez al mes y coloquen alarmas detectoras de humo en cada nivel de la vivienda, fuera de las áreas de dormir y dentro de cada habitación.

Los departamentos de bomberos respondieron a más de 366,700 incendios residenciales en todo el país que resultaron en más de 2,300 muertes y más de 12,500 lesiones, y $7,090 millones en pérdidas materiales promedio al año entre el 2008 y el 2010.

 Las alarmas de monóxido de carbono son igualmente importantes y deben instalarse en cada nivel de la casa y fuera de las áreas de dormir. Las alarmas de monóxido de carbono no deben instalarse en áticos o sótanos a menos que estén destinadas como áreas para dormir. Hay disponibles combinaciones de alarmas de humo y monóxido de carbono.

El monóxido de carbono es un gas inodoro, incoloro y venenoso que los consumidores no pueden ver u oler. Entre el 2006 y el 2008 hubo un promedio de 183 muertes anuales no intencionales por intoxicación con monóxido de carbono en casos donde no hubo incendios. Para protegerse contra la intoxicación por monóxido de carbono, programe una inspección profesional anual de todos los equipos domésticos que quemen combustible, como calderas y chimeneas. Mantenga los generadores portátiles afuera, lejos de la vivienda, cuando estén en uso.