La CPSC educa a los nuevos padres acerca del modo seguro de usar los cargadores de tela para bebés

noviembre 19, 2010
Comunicado número: 11-044

Los cargadores de tela para bebés han sido usados durante miles de años en muchas culturas diferentes. Para muchos padres de todo Estados Unidos, el "babywearing" promueve un vínculo positivo entre el niño y su progenitor. La Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo (CPSC) en EE.UU. desea asegurarse que los padres y personas a cargo de bebés estén al tanto de la importante información se seguridad relacionada con el uso adecuado de los estos.

La CPSC está aprovechando esta oportunidad para urgir a todos a usar los cargadores de tela para bebés de un modo seguro, ya que a lo largo de los últimos 20 años ha identificado 14 muertes por asfixia a causa del uso incorrecto estos. Luego de revisar numerosos casos, los expertos en seguridad infantil de la CPSC determinaron que los padres con bebés menores de cuatro meses, prematuros, de bajo peso al nacer o con resfrío o problemas respiratorios, deberían tomar precauciones adicionales al usar un cargadores de tela, incluyendo la consulta con un pediatra.

 

La asfixia puede ocurrir cuando los bebés están totalmente contenidos dentro de la bolsa de un cargador de tela, con su rostro - incluyendo nariz y boca - oprimido contra el cuerpo del adulto, lo que bloquea su respiración. La asfixia puede ocurrir en el término de pocos minutos.

 

Debido a la naturaleza del producto y su uso, algunos cargadores de tela tienden a mantener al bebé en una posición encorvada, con el mentón apoyado en el pecho, lo cual puede interferir con la respiración. Cuando un bebé se encuentra en esta posición, puede ocurrir la asfixia. Ambos escenarios generan una grave preocupación a la CPSC. Muchos de los bebés que murieron en los cargadores de tela eran mellizos transportados en cargadores de tela separados y bebés con dificultades respiratorias.

 

La CPSC recomienda lo siguiente a los padres y las personas a cargo de bebés:

 

     

  • Asegúrese que pueda ver el rostro o los ojos de su bebé en el cargador de tela y que su bebé pueda verle(a). Asimismo, debería colocar el rostro del bebé a la altura o por encima del borde del cargador, de modo que su rostro sea visible.

     

     

  • Luego de amamantar a su bebé, cambie la posición del mismo dentro del cargador de tela, de modo que el rostro del bebé se encuentre a la altura o por encima del borde del cargador y que su rostro esté visible y libre de tela y alejado del cuerpo de la madre. Debe estar atenta y controlar con frecuencia el estado del bebé en un cargador.

     

  •  

ASTM International está elaborando un nuevo estándar de consenso voluntario para los cargadores de tela. Esto constituye un paso positivo para entregar a los fabricantes un estándar de seguridad efectivo.

 

Esta advertencia no pretende caracterizar a todos los cargadores de tela como peligrosos para los bebés. La CPSC ha identificado (1) situación específica que puede representar un riesgo de daño serio a los bebés, y (2) consejos de seguridad sencillos que esperamos la comunidad de usuarios de cargadores de tela puedan compartir con los nuevos padres.

 




Uso apropiado de un cargador de tela. La cara del bebé está sobre el borde del cargador
y no está cubierta por la tela u otros elementos que pudieran obstruir la respiración.









Uso inapropiado del cargador de tela. Por el contrario, mantenga la cabeza del bebé por encima de la tela
y retirada del cuerpo de la madre. Asegúrese de que la cara del bebé no esté cubierta por el cargador de tela.









Foto superior y foto inferior: Uso inapropiado de un cargador de tela. Este bebé está en una posición encorvada
con el mentón apoyado en el pecho. El bebé se puede asfixiar en esta posición.







Los bebés se pueden asfixiar en esta posición en la que están apoyados contra el cuerpo de la madre
o contra la tela del cargador.