Verificando la Seguridad del Bebé Comenzando por el Suelo

febrero 28, 2008
Comunicado número: 08-203

Un baño tibio, una canción de cuna y los cuentos a la hora de dormir son costumbres en la rutina de su niño antes de ir a la cama. La Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo de los Estados Unidos (CPSC según sus siglas en inglés) insta a los padres y cuidadores a añadir un ambiente seguro para dormir a la rutina diaria para acostar a dormir a su bebé.

El personal de la CPSC está al tanto de 97 muertes relacionadas a cunas desde el 2002 hasta el 2004.

Un análisis (pdf en inglés) realizado por el personal de la CPSC de los reportes de muertes relacionadas a cunas encontró que cerca de la mitad de las muertes ocurrieron en cunas que contenían almohadas, colchas y otra ropa de cama. Cerca de la mitad de las muertes resultaron por asfixia cuando el bebé acabó boca abajo sobre unas almohadas o boca abajo en una cuna que contenía almohadas, colchas y otra ropa de cama.

El treinta por ciento de las muertes ocurridas en cunas fueron atribuidas a atrapamientos ocurridos entre partes de cunas viejas que estaban en malas condiciones pues estaban rotas, le faltaban piezas o tenían piezas sueltas y atropamientos ocurridos en espacios formados entre los lados de la cuna y un colchón cuyo tamaño no era apropiado para la cuna. El resto de las muertes estuvieron asociadas a accesorios colocados en la cuna o alrededor de ésta (tales como cordones de cubiertas para ventanas), caídas de la cuna, alteraciones hechas a las cunas, o atrapamientos entre la cuna y otro mueble o la pared.

Mientras la CPSC trabaja para remover los productos peligrosos del mercado, se les pide a los padres y cuidadores que también tomen las medidas necesarias. La CPSC esta instando a los padres a:

  • Para reducir el riesgo de SIDS y de asfixia, acueste al bebé a dormir sobre la espalda en una cuna que cumpla con las normas de seguridad actuales.
  • Para evitar la asfixia nunca utilice una almohada para sustituir un colchón o para apoyar la cabeza o el cuello del bebé.
  • Los bebés pueden morir por estrangulación si sus cuerpos pasan a través de los espacios creados entre componentes sueltos, tablillas rotas y otras partes de la cuna y su cabeza o cuello queda atrapado en este espacio.
  • No utilice cunas viejas, rotas, o modificadas
  • Apriete las piezas de la cuna regularmente para mantener sus lados firmes.
  • Los bebés pueden asfixiarse en los espacios generados entre los lados de la cuna y un colchón cuyo tamaño no sea apropiado para ésta. Nunca deje un espacio mayor de dos dedos entre los lados de la cuna y el colchón.
  • Nunca coloque una cuna cerca de una ventana cuyas cortinas tengan cordones; los bebés pueden estrangularse con estos cordones.
  • Monte los corralitos adecuadamente siguiendo las instrucciones del fabricante. Solo utilice el colchón provisto con el corralito. No añada colchones adicionales, almohadas o cojines al corralito pues esto puede presentar un peligro de asfixia para los bebés.
  • Verifique periódicamente que sus productos para bebé no hayan sido retirados del mercado utilizando la lista de retiros de la CPSC. Remueva los productos retirados del mercado de su hogar.
  • Inscríbase para recibir notificaciones sobre productos peligrosos visitando www.cpsc.gov

La CPSC ha estado trabajando desde el 1973 para mejorar la seguridad de las cunas a través del desarrollo de normas obligatorias para las cunas grandes y pequeñas. El personal de la CPSC también ha estado involucrado en el desarrollo de normas voluntarias para cunas y ha tratado problemas tales como las fallas mecánicas y estructurales. El trabajo de la CPSC ha contribuido a una reducción del 86% de las muertes relacionadas a cunas.