Las Tormentas Invernales Hacen que los Consumidores Recurran a Calefacción Suplementaria

enero 29, 2007
Comunicado número: 07-091

Debido a que las tormentas invernales y las temperaturas frías están impactando gran parte del país, la necesidad de calefacción suplementaria está aumentando. Los reportes continuos de muertes y lesiones asociadas con los productos alternativos para calefacción impulsan a que la Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo advierta nuevamente a los consumidores que tomen precauciones cuando usen calefactores portátiles, calefactores operados con keroseno y chimeneas.

El 17 de enero, una niña de 1 año de edad, de Westmoreland, N.Y. murió cuando un calefactor portátil en su habitación inicio un incendio. Su madre, mientras trataba de rescatar a la niña, recibió quemaduras en sus manos, brazos y en la cara. En otro incidente reciente, una pareja de Tarrant City, Ala., murió cuando las brasas de su chimenea iniciaron un incendio que se extendió a través de toda la casa.

“Hay cerca de un promedio de 25,000 incendios y 140 muertes cada año causadas por calefactores portátiles y chimeneas,” dijo la Presidenta Interina de la CPSC Nancy Nord. “Use estos productos de manera adecuada y tenga alarmas de humo y monóxido de carbono que funcionen para ayudar a mantener a su familia segura durante este invierno.”

El equipo para calentar el hogar es una de las causas más comunes de incendios de estructuras residenciales. La primera son los incendios en la cocina. Los calefactores portátiles, incluyendo los calefactores para espacios, son la causa principal de muertes en incendios relacionados a equipo para calentar el hogar. Los calefactores para espacios pueden causar incendios si son colocados demasiado cerca de materiales inflamables tales como cortinas, muebles y ropa de cama. Las chimeneas pueden causar incendios si la chimenea está agrietada, obstruida o cubierta con creosota, o si chispas o brasas alcanzan materiales inflamables.

También el monóxido de carbono (CO) de los generadores operados con gasolina que pueden ser usados durante apagones relacionados al clima invernal puede matarle en minutos. Los consumidores nunca deben usar un generador, una parilla para carbón o gas en un área encerrada. Además, los equipos que queman combustible pueden causar envenenamiento por monóxido de carbono si son instalados de manera inadecuada, pobremente mantenidos, tienen sistemas de ventilación defectuosos u obstruidos, o son usados incorrectamente.

Para ayudar a prevenir muertes y lesiones, las CPSC insta a los consumidores a:

  • Cada año programar inspecciones por un técnico calificado del sistema de calefacción, el calentador de agua y cualquier otro equipo que utilice gas, aceite o carbón.
  • Instalar en su hogar alarmas de humo y de CO que funcionen con baterías. Coloque las alarmas de CO fuera de cada dormitorio. Coloque las alarmas de humo en cada nivel de la casa y dentro de cada dormitorio.
  • Reemplazar las baterías de las alarmas de humo y de CO en la primavera y en el otoño cuando cambie la hora en su reloj.
  • Abandonar su hogar inmediatamente y llamar al 911 si la alarma suena.
  • Reemplazar las baterías de las alarmas de humo y de CO cuando cambie la hora en su reloj en la primavera y en el otoño y verificar mensualmente que las baterías funcionen.
  • Procurar atención médica prontamente si se siente mareado, aturdido o con náuseas. Estos son síntomas de envenenamiento con monóxido de carbono.

Chimeneas:

  • Procurar que un técnico calificado inspeccione el tiro y el horno de la chimenea antes de la temporada de calefacción para detectar rajaduras y obstrucciones por la creosota (un sedimento aceitoso que se enciende fácilmente) o basura acumulada.
  • Abrir el registro de la chimenea antes de encenderla y mantenerlo abierto hasta que se enfríen las cenizas. Nunca cierre el registro si las cenizas están aún tibias. Con el registro abierto se puede prevenir la acumulación de gases venenosos dentro de la casa.
  • Almacenar las cenizas de la chimenea en un contenedor resistente a incendios y cubrirlo con una tapa.
  • Nunca use un líquido inflamable para prender el fuego.

Calefactores Portátiles:

  • Colocar estos calefactores en una superficie nivelada, sólida y no inflamable (como un piso de lozas), no en alfombras o tapetes o cerca de ropa de cama o cortinas. Mantenga el calefactor al menos a tres pies de la ropa de cama, las cortinas, los muebles y otros materiales inflamables. Mantenga a los niños y las mascotas lejos de estos calefactores.
  • Para prevenir el riesgo de un incendio, NUNCA deje un calefactor portátil encendido cuando vaya a dormir ni lo coloque cerca de una persona que duerme. Apague el calefactor portátil antes de dejar el área. Nunca use alargadores para dar corriente a los calefactores eléctricos.
  • Usar un calefactor portátil que haya sido probado según las normas de seguridad más recientes y esté certificado por un laboratorio de pruebas de reputación nacional. Estos calefactores tienen los mecanismos y materiales de seguridad más modernos; los calefactores antiguos pudieran no seguir estas normas de seguridad. Un calefactor de gas ajustado a las normas actuales de seguridad se apagará si el nivel de oxígeno desciende demasiado.

Parrillas para Carbón:

  • Nunca queme carbón dentro de las casas, vehículos, tiendas para acampar o caravanas. El carbón nunca debe ser usado en el interior aún si hay ventilación en el área.

Los consumidores que deseen más información pueden ver o recibir los siguientes folletos de la CPSC gratuitamente: “Su Manual para la Prevención de Incendios en el Hogar” y el “Asesino Invisible,” en nuestra página de Web: http://www.cpsc.gov/cpscpub/spanish/publicaciones.htmlo solicitarlos por correo escribiendo a CPSC Washington, DC 20207.