La CPSC y el USFA Suenan Alarma de Monóxido de Carbono

enero 05, 2007
Comunicado número: 07-075

Cada año, las tormentas de invierno dejan muertes por envenenamiento con monóxido de carbono (CO) en su paso. Según se acercan los meses más fríos del invierno y las temperaturas en algunas partes de los Estados Unidos bajan al punto de congelación, la Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo de los Estados Unidos (CPSC) y la Administración de Incendio de los Estados Unidos están sonando la alarma de CO.

“Enero y febrero son los meses principales cuando ocurren apagones relacionados al clima,” dijo la Presidenta Interina de la CPSC Nancy Nord. “La gente está muriendo de manera trágica por envenenamiento por monóxido de carbono mientras tratan de calentarse. No permita que este asesino invisible entre a su hogar.”

“Para la Administración de Incendios de los Estados Unidos es un placer unirse a la CPSC para sonar una alarma nacional de monóxido de carbono,” dijo el Administrador Interino de la USFA Charlie Dickinson. “En este país no hay un grupo de mujeres y hombres que estén tan al tanto de cuan mortal es el monóxido de carbono como los bomberos. Durante los apagones son nuestros bomberos los que responden a los tristes resultados del envenenamiento por monóxido de carbono cuando la gente usa generadores operados con gas, estufas para casas de acampar, y parrillas de carbón en espacios encerrados.”

El monóxido de carbono es un gas incoloro, inodoro y venenoso. La CPSC estima que cerca de 140 personas mueren cada año por exposición involuntaria a monóxido de carbono asociado a productos de consumo.

Los consumidores mueren cuando utilizan de manera inadecuada los generadores operados con gas, las parrillas de carbón, los calefactores para casas de campaña operados con gasolina y las estufas dentro de sus hogares o en otros espacios encerrados o parcialmente encerrados durante los apagones. También mueren cuando las calderas que no han sido inspeccionadas anualmente por un profesional tienen escapes de CO. A través de la policía, médicos forenses y reportes de noticias, la CPSC está al tanto de al menos 32 muertes por CO relacionadas a generadores portátiles ocurridas desde el 1ro de octubre hasta el 31 de diciembre del 2006.

La reducción de envenenamientos y muertes por CO es una prioridad para la CPSC. Ayer, en un esfuerzo por evitar que los consumidores utilicen generadores que funcionan con gasolina en áreas interiores, la Comisión votó para requerir que los fabricantes coloquen una etiqueta de “Danger” (peligro) en todos los generadores nuevos y en sus empaques.

La CPSC y la USFA instan a los consumidores a seguir estos pasos importantes para protegerse contra el envenenamiento por CO este invierno.

  • Nunca use generadores portátiles dentro de hogares o garajes, aún si las puertas y ventanas están abiertas. Use los generadores solo al aire libre, lejos del hogar.
  • Nunca traiga una parrilla de carbón dentro de la casa para calentarse o cocinar. No haga barbacoas dentro del garaje.
  • Nunca use una estufa de gas o el horno para calentar el hogar.
  • Abra el registro de la chimenea antes de encenderla y manténgalo abierto hasta que se enfríen las cenizas. El mantener el registro abierto puede prevenir la acumulación de gases venenosos dentro del hogar.
  • Programe el servicio e inspección anual de los sistemas de calentamiento (incluyendo chimeneas y respiraderos) por un técnico de servicio calificado.
  • Instale alarmas de CO operadas con baterías o alarmas de CO eléctricas con baterías de respaldo fuera de todas las áreas para dormir.
  • Conozca los síntomas del envenenamiento por monóxido de carbono: dolor de cabeza, mareos, debilidad, nauseas, vómitos, sueño, y confusión. Si sospecha que se esta envenenando con CO, salga a tomar aire fresco inmediatamente y luego llame al 911.

La Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo de Estados Unidos tiene el deber de proteger al público contra riesgos irrazonables de lesiones o de muerte causados por 15,000 tipos de productos de consumo que están bajo la jurisdicción de la Comisión. Las muertes, las lesiones y los daños a la propiedad por incidentes con productos de consumo representan un costo para la nación superior a $700,000 millones anuales. La CPSC está cometido a proteger a los consumidores y a sus seres queridos de productos que presenten peligro de causar incendio, trastornos eléctricos, químicos o mecánicos. La labor realizada por la CPSC para garantizar la seguridad de los productos de consumo -- tales como juguetes, cunas, herramientas eléctricas, encendedores de cigarrillos y productos químicos para uso doméstico -- ha contribuido considerablemente en los últimos 30 años a una disminución de 30% en la tasa de mortandad y de lesiones relacionadas con productos de consumo.

Para notificar sobre un producto peligroso o una lesión relacionada con un producto de consumo, llame a la línea directa de la CPCS al 800-638-2772, envíe un teletexto al (TTY) (301) 595-7054 o visite el sitio Web de la CPSC www.cpsc.gov/talk.html. También en www.cpsc.gov los consumidores pueden obtener una copia de este comunicado e información sobre las retiradas del mercado.