La CPSC Insta a los Nuevos Padres a Adoptar Rutinas que Pueden Salvar Vidas para Prevenir el Envenenamiento de los Niños

marzo 16, 2007
Comunicado número: 07-131

Todos los días miles de nuevos padres asumen la responsabilidad de cuidar y proteger a sus niños. Muchos de estos cuidadores primerizos desconocen los peligros de los envenenamientos involuntarios relacionados a menudo a los medicamentos y a los productos encontrados comúnmente en el hogar, tales como productos de cuidado personal, medicamentos para el dolor sin receta y sustancias para limpiar.

La Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo de los Estados Unidos (CPSC por sus siglas en inglés) y el Consejo para la Semana para la Prevención de Envenenamientos están lanzando la Semana Nacional para la Prevención de Envenenamientos (18 al 24 de marzo) para educar e informar a los consumidores sobre los peligros asociados a los envenenamientos involuntarios.

Desde el 2002 hasta el 2004, cerca de 36 niños menores de 5 años murieron cada año debido a la ingestión de sustancias venenosas encontradas en el hogar o alrededor de éste. En el 2005, cerca de 91,000 niños pequeños visitaron salas de emergencia de hospitales y se generaron más de un millón de llamadas a los centros de envenenamiento debido a los envenenamientos involuntarios.

“Para la mayoría de los padres y cuidadores primerizos el mensaje sobre la prevención de envenenamientos es nuevo,” dijo la Presidenta Interina de la CPSC Nancy Nord. “Es especialmente importante entender este mensaje y tomar acción.”

Los niños pequeños son curiosos y usan el ambiente de su hogar como un salón de clase- un lugar para aprender y explorar. A menudo los niños pequeños exploran metiéndose objetos en la boca lo cual los expone a un riesgo mayor de envenenamiento involuntario. Para los niños pequeños quienes no pueden leer, una botella de limpiador del hogar con olor naranja puede ser confundida con jugo de naranja; el medicamento en el contenedor de pastillas o píldoras puede parecerse muchísimo a dulces o golosinas pequeñas; y el aceite de bebé, el cual puede ser extremadamente mortal si se ingiere, puede parecerse a una bebida transparente.

Para prevenir estos incidentes, la CPSC recomienda los siguientes consejos de seguridad:

  1. Mantenga todos los químicos y medicamentos guardados bajo llave y fuera de la vista y fuera del alcance.

     

  2. Utilice empaques resistentes a los niños de manera apropiada cerrando el contenedor firmemente luego de usarlo. Algunos productos también vienen en empaques tipo blíster resistentes a los niños, los cuales evitan la necesidad de ser asegurados nuevamente.

     

  3. En caso de envenenamiento llame al 800-222-1222 inmediatamente.

     

  4. Cuando esté usando productos nunca deje a los niños fuera de su vista, aún si tiene que llevárselos cuando conteste el teléfono o la puerta.

     

  5. Mantenga los artículos en los contenedores originales.

     

  6. Deje las etiquetas originales en todos los productos y lea la etiqueta antes de usarla para entender el uso y la dosis correcta.

     

  7. No coloque lámparas decorativas y velas que contienen aceite para lámparas donde los niños puedan alcanzarlas. El aceite para lámparas puede ser muy tóxico si los niños pequeños lo ingieren.

     

  8. Siempre deje la luz encendida cuando esté dando o tomando un medicamento. Verifique la dosis siempre.

     

  9. Evite tomar medicamentos delante de los niños. Refiérase al medicamento como “medicamento” y no como “dulce o golosina.”

     

  10. Limpie el gabinete para medicamentos periódicamente y deseche de manera segura los medicamentos innecesarios y expirados.